Visita al Prado: ‘Leer la pintura: Goya’


Publicado el 6 de junio de 2019.

Esta será la sexta visita que tenemos programada para 2019. Tendrá lugar el viernes, 14 de junio de 2019, a las 13.45 horas, y en ella nos detendremos en algunas de las obras del inmortal Goya. Una buena ocasión para profundizar en el legado de un genio, que sigue asombrándonos dos siglos después.

La visita está ya cerrada, al haberse cubierto las 28 plazas disponibles, por lo que no pueden admitirse más solicitudes.

Nos reuniremos a las 13:45 horas a los pies de la estatua de Goya que hay frente a la entrada de los Jerónimos en el Museo del Prado. La visita, ajustada al horario que impone el Museo para los grupos, tendrá una duración de 2 horas, por lo que el final está previsto para las 16.00 horas.

En este caso, contaremos con la guía de Fátima de la Fuente, con quien ya hicimos una interesante visita al Tribunal Supremo y que a su condición de catedrática visitante y conferenciante ilustre une, desde 2018, la condición de Presidenta de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País. Para información más detenida sobre la visita, podéis seguir leyendo.

***

La obra de Francisco de Goya es apasionante y casi inalcanzable: casi tanto como su vida. Hijo de un dorador y él mismo pintor desde la adolescencia, siempre sintió un profundo “honor de artista” que le deparó en algunos momentos inevitables frustraciones. Con Carlos III fue “pintor de cámara” y con Carlos IV llegó a “primer pintor de cámara”, el escalón más alto que cabía alcanzar en la carrera cortesana. Por entonces, sin embargo, ya se había sentir la grave enfermedad que padeció, que le dejó sordo y sobre cuya etiología no hay acuerdo (¿saturnismo por intoxicación de plomo?).

Luego, siguió al servicio de José Bonaparte como pintor de cámara, y en 1814, con el nuevo monarca, Fernando VII, pasó favorablemente la depuración de los funcionarios de palacio al servicio de Francia, pero a partir de 1815 se fue alejando de la Corte, sustituido en el gusto regio por Vicente López, y se centró en su actividad privada. En 1824 se exilió a Francia, aunque al parecer no estaba perseguido, ya que en los años siguientes volvió varias veces a Madrid. Su arte, profundamente individual, estaba por entonces alejado de las modas del momento y cuando murió en Burdeos, en 1828, era solamente apreciado por el pequeño círculo de familiares y amigos que le acompañaron.

Estas breves notas, sin embargo, apenas permiten dibujar la hondura y vastedad de su obra: 700 pinturas, 280 aguafuertes y 1 000 dibujos. En nuestra visita haremos algunas calas en sus trabajos, buscando los enigmas que nos dejó y comentando detalles y anécdotas que rodearon su creación. No damos aquí más detalles, porque será Fátima de la Fuente quien nos guíe en la experiencia.

Salvo que alguna de las obras previstas no se halle en el Museo, sino que se encuentre prestada, participando en alguna exposición (en cuyo caso se sustituirá por otra, de características similares), la visita girará en torno a los siguientes ejes:

Tema 1: “Escenas alegres para muros lúgubres” (introducción al neoclasicismo: cartones para tapices)

  • La gallina ciega
  • La pradera de San Isidro
La pradera de san Isidro

Tema 2: “Gentes de ayer: Los retratos” (introducción al romanticismo)

  • La familia de Carlos IV

Tema 3: “Las mujeres españolas no sonríen”

  • La condesa de Chinchón
  • La maja desnuda
  • La maja vestida

Tema 4: “Los desastres de la guerra”

  • La lucha con los mamelucos
  • Los fusilamientos del tres de mayo

Tema 5: Goya en su esplendor: “Las pinturas negras”

  • La romería de San Isidro
  • Perro semihundido
  • Saturno devorando a su hijo
Perro semihundido (fragmento)


 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.