‘Su mano’, por Inés Soler


SU MANO, Inés Soler, 9-08-2010

 

Es la mano de mi madre la que por primera vez me coloca en su regazo,

La que con tanto desvelo me acerca hasta mi alimento.

La que con su aliento me abriga en todo momento.

 

La que me lava, la que me viste, a la que me aferro al dar mis primeros pasos.

La que acompaña sabios consejos,

La que se agita explicando así, de mil maneras lo correcto y lo incorrecto sin obrar a la ligera.

La que me llevó a la escuela agarrándome muy fuerte para que no me perdiera.

 

Esa misma que con pena me echa una gran reprimenda.

La que al cabo de un instante me acaricia y me serena.

 

La misma que meció mi cuna, la que acunó a mis hermanos canturreando esa nana lo mismo que el primer día.

La que el llegar a su ocaso, y hasta el final de sus días nos apretaba la nuestra

Para decirnos así que nunca nos soltaría.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *