‘Crepuscular silencio’, por Fernando Díaz de Liaño


CREPUSCULAR SILENCIO, Fernando Díaz de Liaño, Otoño-2010

 

Cae la tarde y nos hiere con su melancolía

Y el crepúsculo acecha y la noche ya se anuncia

Y el alba queda lejos interrumpiéndose nuestros cotidianos quehaceres y fatigas,

y nos apresuramos a hallar,

cual lámpara maravillosa,

al lucero del crepúsculo porque

la oscuridad nos intimida,

nos ubica en la radical soledad y el silencio

de nuestra peripecia vital.

Entonces, de súbito, una luz que nace

en el milagroso lucero del crepúsculo,

se propaga ligera,

liberadora, con recios y apretados fulgores cuando no cegadora iluminando de plata

la vereda, tan colmada de silencios.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *